Felices vacaciones... ¡y hasta luego!


Bueno, pues aquello que parecía taaaan lejano cuando nos conocimos en Septiembre ya está aquí: el curso se acaba, y es tiempo de ir pensando en las vacaciones y en despedirse de este 4º de ESO que hemos compartido.

Es verdad que ha habido momentos buenos, regulares y malos (es inevitable, pero ¿cómo valoraríamos lo bueno si no tuviéramos lo malo?), pero si hay algo que es importante aprender es a quedarse con lo bueno, que este curso para mí ha sido mucho. Y es que a pesar de broncas, suspensos, negativos y bla bla bla, me lo he pasado muy bien con vosotr@s y he aprendido un montón (tanto, que me empiezo a sospechar que quien más ha aprendido durante estos meses he sido yo). Y por eso, quisiera daros las gracias: por las veces en que habéis sido vosotros los que habéis tenido paciencia conmigo, con mis errores y con mis prontos, pero sobre todo, por vuestra participación en las cosas que os he ido proponiendo, especialmente las creativas, que son en las que hay que poner más de uno mismo (y por tanto, exigen mayor generosidad), pero que son también las que mí me resultan más gratificantes. Estoy pensando en vuestros blogs, sobre todo aquellos en los que habéis estado trabajando de forma constante y regular durante todo el año, en esas entradas que no eran un trabajo de clase y que por tanto surgían de vuestra propia iniciativa, en vuestros relatos, en vuestros poemas, en vuestras greguerías, en vuestros caligramas, en vuestras reflexiones, en vuestra participación en el maratón de lectura (en todas esas "cosas vuestras")

A mí este curso me ha dejado además este blog, con unas 200 entradas ya, que es un proyecto personal que espero continuar, pero que ha nacido por y para vosotros. Y por eso quisiera agradecer mucho a tod@s l@s que habéis entrado y participado en él, a tod@s l@s que habéis respondido a actividades y propuestas concurso, a tod@s l@s que lo habéis leído de vez en cuando, a tod@s l@s que os habéis hecho seguidores, a tod@s l@s que entrabais regularmente a ver si había algo nuevo, pero muy especialmente, de corazón, a l@s que habéis estado por aquí, curioseado o participado al menos alguna vez  o al menos por un momento, sin pesar solamente en la nota.

Por lo demás, me hubiera gustado enseñaros muchas cosas, pero al final no somos nosotr@s los que enseñamos, sino vosotr@s los que aprendéis, y quizás no aquello que uno esperaba o como uno esperaba. Pero sí me habría gustado ayudar a que descubráis que el esfuerzo siempre, siempre, siempre merece la pena; siempre, siempre, siempre tiene su fruto y su recompensa, aunque esta no sea inmediata ni tenga forma  material o de nota. Pero acordaos de lo que decía Machado: no es lo mismo valor y precio. La nota es como un precio. El valor, realmente, es otra cosa.

Que paséis un verano estupendo, que el año que viene (y los siguientes), coincidamos o no, tengáis mucha suerte y las cosas os vayan saliendo muy bien, y si alguna vez queréis contarme algo, yo seguiré por aqui. Asi que ya sabéis donde encontrarme.

Besos para tod@s, pero muy especialmente, para los que lleguéis a leer esto, claro.

(Y los que aún tenéis que hacer la prueba extraordinaria, recordad que por ahí abajo hay unos post de repaso, resumen y práctica... y que en los´próximos días pondré alguno más).

Y para despedirme, os dejo con un consejo, o tal vez una petición, de uno de mis poetas favoritos, Mario Benedetti, que tiene la habilidad de decir maravillosamente las cosas que una no sabe muy bien cómo expresar:

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...