"La leyenda del Cid": Club de Lectura


El segundo libro de lectura de este curso es "La leyenda del Cid", de Agustín Sánchez Aguilar,  filólogo y especialista en literatura clásica. El autor ha recreado en él, de forma novelada, los episodios que forman parte de la leyenda del Cid, que pertenecen  a la tradición popular desde la Edad Media, y que se recogen en parte en el Cantar de  Mio Cid (único cantar de gesta conservado) pero también en otras historietas, romances e incluso obras de teatro que añaden mucha imaginación popular a la figura histórica de Rodrigo Díaz de Vivar, convertido así en todo un héroe de leyenda.

Cara a cara: Juglaría vs Clerecía


Vais a hacer un cuadro (o esquema) en el que se vean claramente las diferencias y semejanzas entre el Mester de Juglaría y el Mester de Clerecía. Para ello deberéis tener en cuenta los siguientes puntos:

  • Època (siglos)
  • Autores
  • Forma de transmisión
  • Géneros y subgéneros
  • Intención o finalidad.
  • Temas
  • Métrica (versos, rima, estrofa)
  • Lengua y estilo

Gonzalo de Berceo y los "Milagros de Nuestra Señora"


Los autores del Mester de Clerecía son escritores cultos (y esto en la Edad Media quiere decir que saben leer y escribir) que crean sus obras, a diferencia de los juglares, por escrito, lo que tiene varias ventajas: aparte de permitir mayor perfección y regularidad métrica, aspecto del que estaban muy orgullosos, permite que sus obras tengan una forma más fija, no tan sujeta a variaciones y que además se puedan firmar. De ahí que no sea extraño que sea precisamente uno de sus miembros el primer escritor de nombre conocido de nuestra literatura: Gonzalo de Berceo.

"El nombre de la rosa": monjes y libros en la Edad Media


Para empaparse un poco del mundo medieval de monasterios y bibliotecas contamos con una verdadera joya: la película "El nombre de la rosa", de Jean Jacques Annaud, basada en la novela homónima de Umberto Eco.  Se ambienta en una abadía medieval en cuya biblioteca han sucedido una serie de muertes misteriosas que Guillermo de Baskerville (cuyo nombre es un guiño homenaje a la figura del detective Sherlock Holmes) va a investigar. Y así eran, seguramente, las bibliotecas en las que los autores del Mester de Clerecía escribieron sus obras: 

El Mester de Clerecía


En el siglo XIII, cuando ya el Mester de Juglaría llevaba un siglo de andadura, recitando Cantares de Gesta por toda Castilla, surge la segunda gran corriente o escuela literaria: el Mester de Clerecía, caracterizada porque sus autores son clérigos, palabra que en la Edad Media designaba tanto al miembro ordenado de la Iglesia como a cualquier hombre culto (o sea, que sabía leer y escribir), ligado necesariamente a las bibliotecas de monasterios y catedrales, que era donde estaba depositado todo el saber escrito de la época.

Veamos: el Cid, en las pantallas




Aquí arriba tenéis una versión rap de la historia del Cid, que, por supuesto se ha adaptado en alguna que otra ocasión a la pantalla.

 Y empezamos por una de las últimas: la película de animación "El Cid, la leyenda", estrenada en el 2003. Este es el tráiler:

"Modernos y elegantes"... a VUESTRA manera


Yo sé que los trabajos creativos son muchas veces, y para muchos de vosotros, los que más os cuesta decidiros a hacer. Y me parece lógico, porque en un trabajo creativo es dónde hay que poner más de uno mismo, y dónde más se expone uno -por tanto- a los demás. Pero creedme si os digo que son los más valiosos de todos los que hagáis, precisamente por eso, porque es donde hay que poner más aportación personal (y por tanto única, intransferible, valiosísima), y porque requieren imaginación, y la imaginación es lo que nos permite avanzar. Sin imaginación no hay avance: sólo repetición. Y no lo digo yo sola, eh, que el mismísimo Albert Einstein (Premio Nobel de Física, algo que en principio puede parecer poco dado a las" imaginaciones") dijo que la lógica puede llevarnos de A a B, pero la imaginación puede llevarnos a cualquier sitio.

¡Propuesta-concurso!: El Cid, historia y leyenda


Los Cantares de Gesta (con el Cantar de Mio Cid como único conservado y, por consiguiente, único que podemos conocer a fondo) basaban sus argumentos en sucesos históricos, pero a los juglares les importaba sobre todo impresionar y entretener a su auditorio, así que cuando era necesario, aparcaban el rigor histórico y echaban mano de la imaginación. Y cada juglar añadía algo de la suya, por lo cual los Cantares de Gesta estaban llenos de sucesos, personajes y detalles que en realidad no existieron jamás . Y ahora lo vamos a comprobar.

"Cantar de Mío Cid": fragmentos


 
¿Qué es saber literatura y, por tanto, aprender literatura? Saber leer textos y saber aplicar a ellos lo que hemos aprendido: a qué obra pertenece, a qué corriente y movimiento, de qué época, quién es su autor, qué dice, cómo lo dice y por qué lo dice así... Así que aquí os dejo una selección de textos de a primera gran obra de la literatura castellana: el Cantar de Mío Cid.´, único Cantar de Gesta conservado y representante elocuente de las obras pertenecientes al Mester de Juglaría, que brilló por toda Castilla durante los siglos XII y XIII.

Para saber más: el Cid.


Para conocer un poco más sobre el Cid y su Cantar podéis encontrar muchas cosas en la red. 

Por ejemplo, la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes le dedica una página en la que podéis encontrar , aparte de enlaces y estudios, unas curiosas galerías de imágenes (de Burgos, de personajes, de lugares "cidianos") y sobre todo, la posibilidad de ver el manuscrito único y original firmado por el copista Per Abat. Un lujo, todo un lujo. Este es el comienzo:

Juglares, Cantares de Gesta y el Cid.


Durante los siglos XII-XIII se produjo en Castilla el esplendor de la primera escuela o corriente literaria en lengua castellana: el Mester de Juglaría. "Mester" quiere decir "oficio", y bajo esta etiqueta se agrupan las obras que llevaban por los pueblos los juglares, hombres-espectáculo errantes que bailaban, tocaban instrumentos, hacían juegos malabares, cantaban, contaban chistes y recitaban, entre otras cosas, unos larguísimos poemas épicos en los que se contaban las hazañas de los héroes castellanos en la Reconquista. 

Estos poemas épicos se conocen como Cantares de Gesta, y tenemos noticia de muchos ("El cantar de Sancho II", "Los siete infantes de Lara" o "Roncesvalles") pero casi todos se han perdido, ya que no se leían (la mayor parte del público de los juglares, e incluso ellos mismos, eran analfabetos), sino que se transmitían oralmente y se conservaban en la memoria. Son, por tanto, obras orales, anónimas, colectivas (cada juglar improvisaba y modificaba así estos cantares), y tradicionales, de las que sólo conservamos una e incompleta, ya que le falta el principio: el Cantar de Mío Cid.

Lírica popular medieval: jarchas, cantigas de amigo y villancicos.


El principal problema con el que nos encontramos para conocer la literatura medieval es la escasez de textos: debido a que la inmensa mayoría de la población era analfabeta (os recuerdo que en un primer momento sólo monjes y clérigos se dedicaban a leer y escribir), la mayoría de las producciones literarias, sobre todo hasta el siglo XIV tienen un carácter oral (se dicen o se cantan, y se conservan en la memoria) y tradicional (van pasando de generación en generación, y modifcándose, como parte del folclore o cultura popular), y por lo tanto se han perdido. Sólo nos han llegado textos cuando hubo autores cultos (que siempre eran nobles) que por un motivo o por otro se decidieron a ponerlos por escrito. Y esto en la Península sucedió en tres momentos distintos en tres zonas también distintas:

Veamos: la Edad Media




En este vídeo de aquí arriba tenéis la visión que del feudalismo nos daba la serie de dibujos animados "Érase una vez el hombre..." ,con la que  nos  empapamos de historia los niños de mi generación. Y aquí abajo os dejo otros vídeos que pueden resultar interesantes, útiles o curiosos para acercarse a esta época cuya literatura recorreremos las próximas semanas.

La Edad Media (así, en general)


La Edad Media es el período más largo que estudiaremos: si históricamente comienza en el siglo V, para hablar de literatura española tenemos que esperar -obviamente- a que nazca el castellano, lo cual ocurre en torno a los siglos VIII-IX, cuando, a pesar de la escasez de textos,  podemos decir que en la Península ya no se habla latín, sino las distintas lenguas romances, y aún así, los primeros textos literarios conservados son las jarchas, del siglo XI, pero que no están en castellano, sino en mozárabe (la lengua de los cristianos que vivían bajo el dominio  árabe en Al-Andalus). La obra más antigua conservada en castellano es el Cantar del Mio Cid, que al ser una obra oral es difícil de datar, pero que los estudiosos sitúan en torno al siglo XII.

Si los comienzos son, por tanto, imprecisos, el final por el contrario, es bastante contundente y claro: la Edad Media termina un año, 1492, por un acontecimiento que transformó de tal manera el mundo conocido que supuso un cambio total de mentalidad y de era: el Descubrimiento de América.

Viaje por la literatura española: vamos que nos vamos


Durante este curso haremos un recorrido por la literatura española desde sus orígenes, allá por la Edad Media, hasta el siglo XVIII. Un recorrido largo y apasionante en el que haremos cuatro grandes paradas:

Propuesta-concurso: "Cazarrecursos"


Vamos con otra propuesta-concurso con nota para todos los participantes y medio puntito más en la inminente 1ª evaluación para quien lo haga mejor.

En la presentación de ahí abajo tenéis numeradas 18 secuencias. En cada una de ellas hay uno o varios recursos estilísticos (depende). Ganará el que más recursos identifique y explique correctamente, y menos fallos tenga. Para ello deberéis indicar el número de secuencia y señalar y explicar el o los recursos esitlísticos que aparecen.

También en publicidad... recursos y figuras retóricas



Los recursos estilísticos o figuras retóricas sirven, entre otras cosas, para llamar la atención sobre la propia forma del mensaje, así que no es extraño que la publicidad (que lo primero que pretende es eso: llamar la atención, que el receptor se fije en el producto o la idea que publicita) los utilice constantemente. Los eslóganes publicitarios están llenitos de figuras retóricas; por ejemplo:

Recursos estilísticos o figuras retóricas


Los recursos literarios, recursos estilísticos, figuras retóricas o figuras literarias (como queráis llamarlos... y creo que me aún me dejo algún posible nombre) son usos peculiares del lenguaje, que se apartan de lo habitual, y que el escritor emplea básicamente por tres posibles finalidades:
  • Para llamar la atención del lector.
  • Para "embellecer" la obra: hacerla más bonita, más sonora, más original...
  • Para destacar, enfatizar, subrayar o expresar de forma más elocuente algo.

Métrica: ejercicios interactivos


Marchando una de ejercicios interactivos para que podáis practicar todo lo que hemos aprendido sobre métrica cómodamente, desde casa y sin necesidad de que nadie os corrija. ¡Se corrigen solos!

Los secretos del ritmo: la métrica


Independientemente de su género, y exclusivamente por la forma, las obras literarias se clasifican en dos grandes tipos: las que utilizan la prosa y las que utilizan el verso. Y aunque tendemos, sobre todo desde el siglo XX, a identificar verso con poesía lírica, durante los períodos literarios que recorreremos este año no era así: ya veréis cuantas obras narrativas y teatrales nos vamos a encontrar en verso, debido sobre todo a las circunstancias de transmisión de estas obras. Que como ya dijimos cuando hablamos de la comunicación y sus elementos, el canal y la situación condicionan mucho, muchísimo, las características del proceso comunicativo. Pero eso lo veremos un poco más adelante. Vamos a centrarnos ahora en las peculiaridades del verso.

Géneros y subgéneros literarios


Las obras literarias se clasifican en géneros de acuerdo con algunas características (temas, intención y finalidad, forma...). Existen tres grandes géneros que muchos críticos denominaron "universales" o incluso "naturales", porque se dan en todas las literaturas, de todas las épocas y de todos los lugares, lo que ha inducido a pensar que son consustanciales al ser humano, que siempre que usa el lenguaje con un fin estético -y no práctico- o bien expresa sentimientos (género lírico), o bien cuenta una historia (género narrativo) o bien la representa (género dramático).

Primer ganador


Pues sí, ya tenemos ganador de nuestro primer concurso del año, aquel que iba sobre "el español desde fuera", y que contará ya con medio puntito extra en la primera evaluación.... Y ese ganador... o ganadora... o ganador... o ganadora.... o ganadores... o ganadoras...

es...

son...

es...

son.. 

es...

¿Lo digo ya?



¿Qué es literatura?


Literatura, música, pintura, cine, escultura, danza, arquitectura... son "artes". Arte es toda aquella producción humana que persigue una emoción estética, y no una utilidad práctica inmediata (aunque luego pueda tenerla o podamos buscársela, pero es algo secundario y accesorio). Es decir, arte es todo aquello que busca sorprendernos, conmovernos, entretenernos, divertirnos, emocionarnos. Gustarnos, por lo que sea.

Las artes se diferencian entre sí por el medio que utilizan para conseguir esa emoción estética: la música emplea sonidos; la pintura, formas y colores; la escultura, volúmenes y texturas; el cine, imágenes en movimiento y sonidos... y la literatura, palabras. Es decir, lenguaje. Por ello, además de un arte, la literatura es también un proceso de comunicación, pero peculiar, precisamente por su pretensión artística, en que cada uno de los elementos de la comunicación que hemos visto presentan unas características especiales:

El verdadero significado



Cuando hablamos del significado de las palabras, explicamos lo que era la denotación (o significado denotativo: el objetivo, común a todos los hablantes, que es el que suelen recoger los diccionarios) y lo que eran las connotaciones (o significados connotativos: asociaciones personales, subjetivas o emocionales que una palabra tiene para un hablante o grupo de hablantes).

Estamos acostumbrados a las definiciones denotativas de las palabras, pero también hay por ahí quien se dedica a hacer definiciones personales, connotativas, emocionales y a veces ingeniosas y humorísticas, de palabras que utilizamos todos los días. Arriba tenéis unos cuantos ejemplos, y otros más los podeis encontrar en Definociones, una página de Facebook dedicada a definir palabras jugando con lo que evoca o se puede asociar a su forma (es decir, el significante).

Primer examen: pistas y pautas


Pues ya está aquí el primer examen. Y para que no os coja desprevenidos, ni por sorpresa, ni por la espalda, aquí os dejo pistas y pautas para que prepararlo y realizarlo sea todo un éxito.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...