La Generación del 98: de la literatura al mito.


Una generación literaria es algo mucho más concreto y específico que un movimiento literario, y para que pueda aplicarse esta etiqueta a un grupo de escritores, estos han de cumplir una serie de requisitos: edades similares (entre el mayor y el menor no ha de haber más de 15 años); que participen de un ambiente, una formación y unas inquietudes comunes; que existan relaciones personales entre ellos;  que haya un "acontecimiento generacional" que los marque; que sus  obras presenten también rasgos similares; y que su aparición suponga el anquilosamiento del movimiento anterior. A lo largo del siglo XX veremos como se emplea este término en varias ocasiones (la Generación del 27, la Generación del 36, la Generación del 50). Pero la primera generación literaria , la Generación del 98, aparece a caballo entre dos siglos, el  XIX y el XX, y de forma contemporánea y con muchas concomitancias con un movimiento artístico y literario más amplio, el Modernismo, lo que hace controvertido el uso de esta etiqueta.



Polémicas de crítica literaria aparte, Generación del 98 es la etiqueta que se aplica a un grupo de escritores españoles de finales del XIX- principios del XX que comparte con el Modernismo la preocupación por renovar el lenguaje literario y alejarse del Realismo, pero que presentan una mayor sobriedad expresiva, y una honda preocupación por España y su  situación de decadencia, así como por cuestiones filosóficas (el sentido de la vida, los límites del conocimiento, el paso del tiempo, la muerte, la existencia de Dios…).

Toman su nombre del acontecimiento que les marcó a ellos  y al panorama histórico y cultural de la época: el Desastre del 98 -cuando España perdía definitivamente las últimas colonias que quedaban del gran imperio que había sido tres siglos antes (Cuba, Puerto Rico y Filipinas)-, que hizo tomar conciencia de la profunda e imparable decadencia del país, y la necesidad de afrontar medidas para solucionarlo. De ahí que estos escritores fueran intelectuales que intentan reflexionar sobre la situación del país, sus causas, sus posibles soluciones. El tema de España será una característica común a  todos ellos que los diferencia de otros escritores de su época, especialmente los Modernistas.

Los principales miembros de esta Generación serán Miguel de Unamuno, Pío Baroja, José Martínez Ruiz “Azorín”, Ramón María del Valle-Inclán y Antonio Machado (aunque estos dos últimos comenzarán siendo modernistas, pero evolucionarán hacia posiciones noventayochistas al incorporar el tema de España y preocupaciones filosóficas en sus obras).

Sus principales características serán:
  • Son inconformista, pesimistas e individualistas, y esto se plasma en el espíritu crítico y el subjetivismo característico de sus obras (frente al afán de objetividad realista): ellos no pretenden reflejar la realidad, sino sus ideas y reflexiones propias sobre ella.
  • Sus temas característicos serán:
    • El tema de España: reflexionan sobre la triste realidad del país, lo que les lleva a indagar acerca de los orígenes de esa situación y la propia esencia de España, que van a buscar sobre todo a través del paisaje, la historia (especialmente la intrahistoria: la historia de las gentes, de la vida cotidiana, por debajo de los grandes hechos históricos) y la literatura (Berceo, el Arcipreste de Hita, Manrique, Cervantes, La Celestina, Don Juan Tenorio, Larra…) Para ellos, Castilla (su paisaje, su historia, su literatura, su lengua) va a ser el núcleo y símbolo de la esencia española, y tratan de reflejar y reflexionar sobre el casticismo, lo castizo (lo más típica y profundamente español).
    • Cuestiones filosóficas (la existencia y sus límites, el conocimiento, la existencia de Dios, la muerte, el sentido de la vida, la diferencia entre realidad y ficción, objetividad/ subjetividad, el paso del tiempo, etc.). Recogen la influencia de grandes filósofos europeos como Nietzsche, Schopenhauer o Bergson.
  • Como los modernistas, muestran mucha preocupación y atención al lenguaje literario, que quieren renovar y alejar de la llaneza realista, pero a diferencia de aquellos, aunque busquen la expresión bella y cuidada, mostrarán mayor sobriedad expresiva y el gusto por palabras tradicionales, tomadas del pueblo y la literatura antigua.
  • Por su preferencia por una literatura de ideas, cultivan sobre todo la prosa (ensayo y novela). Sólo Machado y Unamuno cultivaron la poesía. Valle- Inclán además cultivará el teatro de una forma muy innovadora.


No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...