La prosa modernista: "Platero" y Sonatas

La prosa era el género preferido de los realistas, contra los que modernistas y noventayochistas reaccionan; por ello, ambas tendencias intentarán, por vías diferentes, alejarla de las características que tenía en el Realismo (el reflejo completo, verosímil, fiel y objetivo de la realidad contemporánea y cotidiana, incluyendo numerosas descripciones detallistas, generalmente con un narrador omnisciente en 3ª persona y un lenguaje llano que se adecúa a la condición y situación del personaje).


Así, los escritores modernistas  aplicarán a la prosa todas las características de su movimiento, y en ella  aparecen sus temas característicos (escapismo, esteticismo, atención al mundo sensorial, refinamiento, lujo, culturalismo, intimismo y simbolismo…) y se utiliza una lengua exuberante, rítmica, musical y llena de recursos que buscan la belleza y la sugerencia (metáforas, comparaciones, paralelismos, repeticiones, arcaísmos, neologismos, extranjerismos, etc.).
Las principales obras serán:
  • Las Sonatas de Ramón María del Valle- Inclán: son cuatro, una por cada estación del año (Sonata de invierno, Sonata de Otoño, Sonata de Primavera y Sonata de estío) y cuenta las aventuras y galanteos amorosos del Marqués de Bradomín, un “Don Juan feo, católico y sentimental”, que se mueve en ambientes decadentes de aristocracia, lujo y tradición, con una prosa cuidadísima, musical y sugerente.
  • Platero y yo: obra de Juan Ramón Jiménez: un conjunto de capítulos cortos, verdaderos poemas en prosa, en los que se evoca Moguer, pueblo natal del poeta, su paisaje y sus gentes,  de manera subjetiva, asociados a la compañía constante de Platero, su burrito. La obra se convirtió en un famosísimo clásico de la literatura española traducido a muchísimos idiomas.
Aquí tenéis el famosísimo comienzo (es el primer capítulo) de esta última obra, Platero y yo, en la que podéis comprobar cómo aparecen muchas caractarísticas temáticas y estilísticas del Modernismo.

Y aquí tenéis unos fragmentos del final de la Sonata de Primavera, en el que el Marqués de Bradomín evoca su juventud y su estancia en Italia, donde corteja a María Rosario, una joven aristócrata que pronto se convertirá en monja. Sobre él os propongo las siguientes actividades:
1.- Resumir el argumento.
2.- Caracterizar a los personajes.
3.- Explicar qué tipo de narrador aparece y desde qué punto de vista cuenta la historia.
4.- Señalar las características temáticas y estilísticas propias del Modernismo presentes, por ejemplo:

  • Escapismo
  • Reflejo de sensaciones de todo tipo.
  • Elementos lujosos, bellos, aristrocráticos, refinados, exquisitos.
  • Uso de léxico inusual (arcaísmos, cultismos, extranjerismos, neologismos....).
  • Abundancia de adjetivación.
  • Recursos estilísticos (anáforas, hipérboles, comparaciones, metáforas, paralelismos, repeticiones....).

Os dejo también una adaptación teatral de la Sonata de Primavera que proyectó hace ya bastantes años el programa Estudio 1 de Radio Televisión Española:

 

2 comentarios:

María dijo...

Perdona, tuve un problemilla con el comentario; te lo vuelvo a poner:

Hola Teresa, gracias a ti por haberme dejado un comentario y sobre todo por todo este material que compartes; además de estar bien seleccionado está bien organizado, de manera que es muy útil tanto para los alumnos como para los profesores (y para todos los curiosos en general). Te felicito por el buen -e ingente- trabajo que haces.

Teresa Losada dijo...

¡¡Mil gracias, María!! Un abrazo grande.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...