Veamos: "Luces de Bohemia"




Luces de Bohemia (uno de esos títulos insuperables que sólo Valle-Inclán sabía escoger) es la obra cumbre de Ramón María del Valle-Inclán, en la que nace su esperpento, la técnica deformante que a partir de 1920 (fecha en que se publicó además de esta obra, Divinas Palabras, obra precursora que anunciaba ya muchas cosas de esta) regiría su producción novelística y teatral: una realidad miserable y grotesca como la de la España de su tiempo sólo puede ser expresada mediante esta estética deformada que origine imágenes absurdas.

Muchos críticos consideran esta "estilización deformante" el reverso del Modernismo de sus primeras obras. si el Modernismo es una forma de eludir la representación directa de la realidad huyendo hacia lo bello, el Esperpento la elude huyendo hacia lo feo, lo absurdo, lo deforme, lo grotesco. En la mítica escena XII, Valle pone en boca de su protagonista, Max Estrella, frases que definen y explican perfectamente qué es el Esperpento y cuál es su sentido:
Los héroes clásicos reflejados en los espejos cóncavos dan el Esperpento. El sentido trágico de la vida española sólo puede darse con una estética sistemáticamente deformada. (...) 
España es una deformación grotesca de la civilización europea. (...) 

Las imágenes más bellas en un espejo cóncavo son absurdas. (...) 

La deformación deja de serlo cuando está sujeta a una matemática perfecta, Mi estética actual es transformar con matemática de espejo cóncavo las normas clásicas. (...) 

Latino, deformemos la expresión en el mismo espejo que nos deforma las caras y toda la vida miserable de España.
Antes, el pobre Max Estrella, poeta arruinado, acompañado por Don Latino, hace un recorrido por la noche madrileña, para intentar recuperar su maltrecha situación económica, y sólo encuentra corrupción y miseria moral. En la España de Valle, los poetas clarividentes como Max Estrella (prototipo de la bohemia) mueren abandonados en la calle, mientras el poder corrupto encumbra a los mediocres y los arribistas. El personaje está inspirado en Alejandro Sawa, poeta modernista amigo de Valle que, efectivamente, murió abandonado, a su enfermedad y su miseria, acogido en la casa del propio Don Ramón.

 Esta originalísima obra, como muchas otras de Valle, suponía una innovación asombrosa y una ruptura total con el teatro convencional que dominaba los escenarios, abriendo una senda de renovación teatral por la que luego transitarían dramaturgos como Lorca o Buero Vallejo. Por ello, el 27 de marzo, Día Mundial del Teatro, se homenajea la estatua de Valle en Madrid y se le pone una bufanda blanca. Hasta tal punto es Valle patrón de las gentes de teatro, que los premios teatrales más importantes de nuestro país, llevan el nombre del protagonista de Luces de Bohemia: los premios Max.

 Ahí arriba tenéis el breve y ameno documental que a esta obra dedicó la serie de la 2 de RTVE La mitad invisible (donde además sale Margarita Santos, profesora mía en la Universidad de Santiago de Compostela), y teniendo como eje la magnífica representación de la obra que puso en escena la compañía zaragozana del Teatro del Temple.

Esta es la película  protagonizada por Paco Rabal en 1985 basada en la obra, con guión de Mario Camus:



Aquí tenéis la obra completa en una representación teatral del 2003:



La escena XII en el teatro de las Esquinas (Zaragoza) en el 2015:



Para más información, podéis visitar la página del Teatro del Temple, donde además os podéis descargar un completo dossier sobre la obra.

No hay comentarios:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...